Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Las ex-parejas

Se trata de respetar la jerarquía natural que dice que el que llegó primero necesita ser honrado por el que llegó después.

Nuestra pareja irá mucho mejor cuando hayamos respetado esa jerarquía natural.

Nuestros hijos también. Pues sí no hemos agradecido a una antigua pareja, uno de nuestros hijos la tendrán que representar, viviendo todas sus vicisitudes amorosas sin darse cuenta, y además sintiéndose más como un amigo o novio de uno de su padres que su hijo, con las consecuencias desastrosas que tiene esto.

Si eres mujer, imaginas a tus parejas a tu derecha, la más reciente (la última) junto a ti, la más antigua (la primera) la más alejada.

Si eres hombre, imagina a tus parejas a tu izquierda, la más reciente la más cerca de ti, la más antigua (la primera) la más alejada de ti.

Miras a tu primera pareja, le dices algo así:

Gracias por tu amor. Fue muy grande. Te quise mucho. Ahora todo ha terminado y todo lo que aprendí contigo lo llevé a las demás parejas. Gracias por haber hecho sitio. Estás libre, estoy libre. Conservo para ti un cariño especial. Te deseo lo mejor“.

Y vas repitiendo esto a cada una de tus antiguas parejas.

Si hubo sufrimiento con alguna de tus parejas, si sigues enfadada/o añades:

yo te elegí, para todo lo que pasó.

Asumo el daño que yo te hice, y asumo las consecuencias.

Dejo contigo tu parte de responsabilidad.”

Y ahora mirando tu pareja actual, le dices:

Tú eres el último. Gracias por estar conmigo. Gracias por tu amor. Te amo tal y como eres.”

Ahora necesitas honrar a todas las parejas anteriores de tu pareja actual. No debes preguntarle sobre ellas. Imaginas a las que sabes, y si sientes que pudo haber habido alguna más la añades.

Frente a la primera pareja de tu pareja actual:

Inclinas la cabeza ante ella.

Luego le dices “Tú eres la primera y siempre serás la primera. Gracias por haber hecho sitio para las siguientes parejas y para mí.”

Luego a las siguientes parejas de tu pareja, de una en una mejor:

Inclinas la cabeza ante ella.

Luego le dices “Tú eres la segunda, (la tercera, la cuarta) y siempre lo serás. Gracias por haber hecho sitio para las siguientes parejas y para mí.”

Quizás notes que las antiguas parejas se han ido, ya no pesan. Tú y tu pareja actual ya podéis tener una mayor intimidad, ya estáis disponibles el uno por el otro.