Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Requisitos

Para poder asimilar la terapia de las Constelaciones familiares hay que estar dispuesto a cambiar profundamente y a encarar la vida de un modo distinto.

Se trata de una actitud y de un trabajo sobre uno mismo que requiere madurez y tiempo.

Es importante no buscar en las Constelaciones Familiares ni el final mágico de mis problemas ni el apoyo afectivo que me falta, sino desear afrontar mi destino, mi herencia-transmisión y mis responsabilidades.

El gran requisito es decir sí a la vida como es, sí a los demás como son y sí como soy yo.

Nos transformamos en lo que rechazamos o tememos. Lo que nos da miedo lo atraemos..

Paradójicamente la primera condición para el cambio es reconocer, aceptar incondicionalmente y agradecer la vida, la carencia o la enfermedad que tenemos.

Las constelaciones son un servicio a la vida, nos ayudan a estar más presentes en ella, es decir, estar en la fuerza y la responsabilidad del adulto: estar centrado y en la acción, estar en el respeto y en la gratitud, disfrutar de estar al servicio de la vida tal y como nos ha tocado a cada uno.