Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Colapso de anclas o anular un malestar habitual

El objetivo de este ejercicio es anular un malestar que solemos tener, por ejemplo, si uno siente malestar al levantarse por la mañana, la depre del domingo por la tarde…

La técnica va a consistir en sustituir el reflejo condicionado (anclaje) desagradable por otro agradable y estimulante.

1. Instalación del anclaje estimulante

Buscar tres experiencias agradables en las que se sintió confiado, creativo y lleno de recursos. Mejor si pertenecen a épocas distintas de la vida.

  • Sucesivamente, con la mano izquierda en un punto preciso de su muslo izquierdo (siempre el mismo) va a recordar cada experiencia agradable, como si la estuviera viviendo de nuevo.
  • Al final de cada recuerdo, levanta la mano y piensa en otra cosa durante unos 3 o 4 segundos.

2. Anclaje del malestar

Ahora vas anclar este malestar que te limita o te bloquea. Busca un momento muy claro de este malestar.

  • Poner la mano derecha en un punto de tu muslo derecho. Recordar esa experiencia de malestar durante unos secundos. Al terminar levantar la mano.
  • Ahora sin pensar en nada, vuelves a tocar ese punto del muslo derecho. Deberías sentir espontáneamente el malestar.

Si no es así vuelves a hacer el paso anterior.

3. Realización del colapso

  • Primero vas a volver a tocar tu muslo derecho con tu mano derecha, sintiendo la experiencia desagradable y, manteniendo el contacto de la mano derecha con el muslo derecho, tu mano izquierda toca el punto del muslo izquierdo dónde anclaste las experiencias agradables.
  • Esperas con las dos manos en cada muslo. Vas a experimentar profundos movimientos internos.
  • Después, cuando el malestar ha pasado de desagradable a neutro o agradable, levantas primero el anclaje de la mano derecha, esperas 2 o 3 segundos y levantas la mano izquierda.
  • Puente al futuro: imaginas que vuelves a encontrarte en la situación que antes te producía malestar y observas lo que ahora sientes.