Brigitte Champetier de Ribes / Ayudar a un muerto a terminar de morir



Próximos cursos

Cursos, talleres y monográficos en directo

Cursos, talleres y monográficos en directo
Ofrecidos por videoconferencia
Dispondrá también de 30 días para verlos en diferido

Cursos y monográficos en diferido

Cursos y monográficos en diferido
Cursos y monográficos grabados
Dispondrá de 30 días para verlos en diferido




Las pandemias

Cuando un crimen, secreto u oficialmente legitimado, no es asumido, cuando nadie mira con compasión ni a la víctima ni al perpetrador, este crimen se manifestará a través de tragedias repetitivas. Un grupo de descendientes pagará con sus sufrimientos la culpa colectiva no asumida, otros vengarán a las víctimas transformándose en nuevos perpetradores, otros seguirán en la muerte a esas mismas víctimas.
Hasta que un número suficiente de descendientes reconcilien en su corazón a víctimas y perpetradores.

Reconciliación con los perpetradores actuales.

Reconciliación con los secretos y crímenes que se ocultan detrás de toda la historia de la humanidad.

Reconciliación con las tragedias repetitivas que asolan la tierra.

Entrega al origen. Al Origen.

Abiertos a la vida como es.

Apoyados en nuestro holograma, participes del holograma del Destino Colectivo.



Vamos a representar cuatro roles: la pandemia actual del coronavirus, pandemias anteriores, el origen de la pandemia, uno mismo.
Pueden utilizar una hoja de papel que van moviendo conforme se desplacen los roles representados.

La persona se coloca unos segundos en cada papel, en el orden citado. Se queda en cada representación hasta que no haya más movimiento.

Realiza una o dos vueltas para sentir el dolor, el miedo, la rabia o la culpa que anima a cada uno.

Luego, se aleja un poco para poder inclinarse hasta el suelo ante todos, con el mismo respeto y la misma compasión hacia cada uno.

Desde la postración, es posible que perciba la transformación y el movimiento de los representados.
Si no, al final se coloca de nuevo en cada uno para percibir como se han transformado.

Para terminar, se pone de pie frente a la vida como si mismo, hasta dejarse llevar por la fuerza y el amor hacia delante.