Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Ejercicio sistémico: Tú por ti

De pequeño, y cada vez que perdemos fuerzas, no resistimos el sufrimiento de los demás y les dijimos inconscientemente “yo por ti”, “mejor que yo sufra y no tú” o “yo como tú, yo sufro como tú”.

Y empezamos a empeorar, sin poder resolverlo porque no sabemos qué nos pasa. Si es un vivo, esta persona se instala en un estado de dependencia con nosotros, sin poder llegar a asumir su propio destino. Si la otra persona es un muerto, también pierde, pierde su posibilidad de descansar en paz.

Nos damos cuenta que nos ocurre esto cuando hacemos algo que no es lo que queríamos hacer, cuando hemos perdido la alegría o la fuerza sin razón, cuando sufrimos ciertos síntomas incomprensibles…

Después de centrarte

Imaginas dos lugares, el tuyo y el de un ancestro al que inconscientemente estés diciendo “yo por ti” (sin saber de quién ni de qué se trata).

Primero te pones en el antepasado unos minutos hasta sentir bien toda su carga.

Luego te pones en ti, visualizando o pensando que este ancestro está ante ti con toda esta carga. Inclinas la cabeza ante él. Luego con mucho amor le dices “Tú por ti y yo por mi”, lo repites varias veces hasta que notes que el ancestro va quedándose en paz, y tú tienes la fuerza de alejarte de él e ir hacia la vida.