Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Programación para el éxito

La clásica preparación de los campeones.

Para prepararse a un examen, un casting, una entrevista…

1. Representación de la prueba

La persona observa, como si fuera una película que está viendo, la realización de la prueba, tal y cómo le gustaría que se desarrollase de principio a fin.

Ve la película de cómo ella está realizando la prueba, incluso con las dificultades posibles y algún imprevisto, con el mayor éxito posible.

Al final de la película ve que lo ha conseguido, le dicen que es seleccionada, y llama a sus padres o amigos para decírselo.

El éxito de la técnica depende del realismo y detallismo de esa fase de observación. Hay que imaginar todo lo que pueda ocurrir, y ver, sentir y oír con la mayor nitidez el desarrollo de la prueba.

2. Vivir la prueba, con un observador

La persona elige internamente a un observador: alguien de toda confianza que la va a observar mientras realiza la prueba y le va a dar luego un consejo para mejorar su resultado.

Después entra en la película de la prueba, imaginando que el observador está ahí observándola.

Esta vez no ve la película sino que está dentro y la vive como si fuera aquí y ahora, con el mismo realismo y mismo detallismo que en la etapa anterior.

Es posible que tenga que modificar algo, para que la experiencia se adapte exactamente a su realidad y a sus sensaciones personales.

Cuando acaba de vivir esa prueba, le pide al observador que le dé su opinión: ¿qué debería mejorar o cambiar?

3. Siguiendo los consejos del observador

Ahora la persona vuelve a vivir la prueba, añadiendo las modificaciones que ha propuesto el observador. lo vive con el máximo realismo y los máximos detalles.

Este ejercicio se realiza 3 o 4 veces al día durante los días anteriores a la prueba. Si puede ser durante un mes mejor.