Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Nuestros guías

Cada uno estamos acompañados por varios guías. Nos  enseñan muy claramente el camino, aunque nunca nos obliguen, siempre podemos rechazar ese camino. Sin embargo están siempre presentes.

La constelación de los guías permite ver si nos hemos abierto a su conducción, si estamos fluyendo con nuestro destino.

Se puede hacer uno solo, aunque lo recomendable es hacerlo entre dos.

Entre dos, el que decide empezar dice al otro: “tú eres mis guías, y yo soy yo mismo”.

Dejamos actuar el movimiento unos 10 minutos.

La relación con los guías puede estar bloqueada por:

  • La presencia de un muerto que hace falta ver y despedir
  • La persona está atrapada por una intrincación, está jalada hacia atrás, y necesita una constelación.
  • El rechazo de la persona en ir hacia donde marcan los guías.

Entonces según el caso habrá que constelar lo que nos atrapa o darnos tiempo para que actúe la toma de conciencia de nuestro rechazo.