Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Cambiar una decisión del guion de vida

Con una dificultad que surge de vez en cuando.
Puede ser útil escribir las distintas tomas de conciencia, tendrán más fuerza.

1.- Identificar esa dificultad.

La imaginas delante de ti y la vas nombrando, incluso describiendo, hasta sentir una sensación más fuerte que te dice que has identificado bien la dificultad.

2.- Observar la dificultad, sabiendo que me va a llevar a algo nuevo cuando la haya resuelto.

Aunque todavía no la entienda, le agradezco estar en mi vida. Sé que forma parte de un movimiento del vacío creador, que también podemos llamar campo del vacío cuántico, hacia un salto cualitativo en mi vida…

3.- La observo hasta darme cuenta que yo elegí tener esa dificultad por los beneficios que me trae…

La elegí inconscientemente durante la infancia, para sobrevivir lo mejor posible a traumas e intrincaciones familiares. Y, ya de adulta o adulto, he vuelto a tomar esta decisión en varias ocasiones.

Digo a la dificultad: “Elegí tenerte en mi vida, para evitar… o para conseguir…”.
Me ayudará ponerme en la dificultad y sentirla, volver a mí, volver a la dificultad cada vez que entiendo algo nuevo.

Sabré que habré encontrado el buen motivo por la emoción que voy a sentir.
Y quizás detrás del motivo, encuentre otro más profundo todavía:
Elegí tenerte en mi vida, para evitar o conseguir…, para ser más fiel.

4.- Estando en mí, sano la decisión infantil.

Miro detrás de la dificultad, a lo lejos. Veo lo que quería evitar o conseguir.
Me dejo sentirlo en mi cuerpo.
Y digo a eso que está lejos: “esto ya ha terminado. He crecido.”
Y después digo una de estas dos frases “Tú eres tú y yo soy yo” o “Tú por ti y yo por mí”.

5.- Tomo una nueva decisión.

Ahora miro de nuevo la dificultad y le digo: “ahora te libero de mi”.
Y afirmo mi nueva decisión, que puede ser algo como:
Ya está todo pagado, ahora elijo disfrutar de mi vida
Yo sola o yo solo, puedo
Elijo la vida
Elijo vivir mi vida

Quizás me ayude a encontrar la buena nueva decisión el ponerme en la dificultad y sentir sus reacciones conforme encuentre la buena decisión…
Y con esa nueva decisión, me dirijo hacia la vida.