Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Interpretar nuestros sueños

Para comprender lo que nos quiere decir un sueño.

También sirve para recibir información de cualquier incidente (pérdida de llaves, avería, accidente…)

Sólo lo que te acuerdes de tu sueño pide ser identificado y escuchado.

Los sueños repetitivos o los sueños desagradables son los que piden interpretación o constelación, según el caso. Los demás sueños son como constelaciones, realizan su proceso sin nuestra participación consciente, cuanto menos interferimos más eficaces son…

Por lo que testarás, con el péndulo, o cualquier otro método, el permiso o la conveniencia de trabajar un sueño.

1.- Identificar los símbolos del sueño.

Entonces, identificas las partes de tu sueño que te han impactado más, por más absurdo que parezca. Por ejemplo: una sensación, una parte de un objeto, el no poder gritar, una persona presente que se parecía a alguien, etc.

Aquí también averigua con tu péndulo los símbolos significativos. Para empezar, selecciona un número máximo de 2 o 3 símbolos.

El sueño utiliza símbolos, la metáfora es su lenguaje.

Vamos a ver como leer esas metáforas.

Incluso cuando aparecen personas reales, esas personas son metáforas de algo para ti, o bien no se trata de ellas sino de una faceta de ellas…

2.- Colocación de los símbolos

Escribes el nombre de cada símbolo en una hoja de papel, y dispones estas hojas en un semicírculo, a tu derecha. El primer papel a la izquierda es para ti.

3.- Representar los símbolos

Ahora vas a ponerte en un símbolo, lo sientes, tú eres él, sientes tu cuerpo, tu mente, tus emociones transformados en ese símbolo. Te haces las preguntas siguientes, anotando las respuestas que te vienen automáticamente, sin razonar.

  1. ¿Qué veo, oigo, siento? siendo este símbolo, ¿con qué lo asocio?
  2. ¿Para qué sirvo, cual es mi función? ¿Para qué sirve lo que está pasando ahora? Apuntas lo primero que te viene. Vuelves a preguntar ¿Para qué ¿ Hasta llegar a un objetivo superior.
  3. ¿Cuáles son mis cualidades intrínsecas?
  4. ¿Hay alguna oposición, diferencia, conflicto entre yo y algún otro símbolo?
  5. ¿Cuáles es la situación en este sueño desde mi punto de vista de símbolo?

Después haces lo mismo con el símbolo siguiente.

4.- Diálogo con cada símbolo

Ahora vas a dialogar con cada símbolo. Te pones en uno y haces las preguntas siguientes a otro, y te pones en ese otro para sentir su respuesta o su reacción.

1.- ¿Qué reprocho a cada uno de los demás símbolos? ¿Qué necesito de cada uno de ellos?

Cuando dice que alguno le sobra: Piensa lo bien, en el fondo sí que te sirve para algo, descubre ese algo.

2.- Si no existieras ... sentiría, sería…

  1. Si fueras distinto, un poco más tal, un poco menos cual ..., me gustaría más porque ...
  2. En ti valoro...., me doy cuenta que te necesito por ...

5.- El regalo

Cada símbolo va a hacer un regalo a todos los demás.

  1. Tú recoges el regalo de cada uno, y con una respiración profunda lo integras en una parte de tu cuerpo.
  2. Sueñas un último episodio del sueño, lo más libre y mágico posible, en el que todos los símbolos se quieren, conviven y son felices juntos.

6.- Integración del mensaje del sueño

Se recogen todos los símbolos entre las dos manos abiertas. Se ven y sienten cada uno.

Se acercan las palmas de las manos de modo que los símbolos se funden en uno solo. Observas y disfrutas de este nuevo símbolo.

Rodeas tus manos de tu aura, o las envuelves de tu color preferido, o mandas un haz de energía desde tu frente hasta tus manos.

Ves el color, la forma, el peso, la textura del nuevo símbolo, escuchas su mensaje y lo integras lentamente y profundamente en tu pecho, en cada una de las células de tu cuerpo, respirando profundamente, con la boca abierta.