Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Integración de polaridades. Integración de partes en conflicto

Ritual muy poderoso que se podría realizar muy a menudo con mucho beneficio.

La reconciliación de polaridades es lo que crea la mayor energía y la mayor fuerza de cambio en nuestras vidas.

1. Identificar las polaridades no integradas.

Masculino /femenino, lógica/emoción, racional/intuitivo, creencias infantiles/creencias adultas, pasado/futuro, dependencia/autonomía, confianza/desconfianza, izquierda/derecha, sumisión /autoridad, agresividad /ternura, etc.

2. Sentir las dos polaridades.

Se coloca una polaridad en la palma de cada mano.

Mirando la palma izquierda, averigua como es esta polaridad:

Su forma, tamaño, color, material, temperatura.

Luego hace lo mismo con la otra polaridad, en la mano derecha.

Después, imagina que se pone en una de las polaridades, se transforma en ella y responde a esas preguntas:

  1. ¿Qué veo, oigo, siento? siendo este parte, con qué lo asocio.
  2. ¿Para qué sirvo, cual es mi función? ¿Para qué esta función? Hasta llegar a un objetivo superior.
  3. ¿Cuáles son mis cualidades intrínsecas?
  4. ¿Hay alguna oposición, diferencia, entre yo y la otra polaridad?
  5. ¿Cuáles es la situación desde mi punto de vista?

Ahora hace lo mismo con la otra polaridad.

3. Diálogo entre las dos polaridades.

Imaginas el diálogo entre las dos polaridades

Te reprocho…

  • Si no existieras ...
  • Si fueras distinto, un poco más tal, un poco menos cual ..., me gustaría más porque ...

4. Identificar la misión común de las dos partes.

Sin mirar ninguna de las dos polaridades, la persona identifica esta misión común y la comunica a cada parte, se la explica hasta que ambas reconocen y aceptan la intención positiva de la otra.

5. Aceptar la otra polaridad

De nuevo las dos polaridades se hablan:

  • En ti valoro...., me doy cuenta que te necesito por ...
  • Obtener un acuerdo congruente de las dos partes para combinar sus recursos y alcanzar los objetivos de cada una de ellas y la misión común. Por lo general, las partes habrán dudado o se habrán indispuesto la una contra la otra por no tener esos recursos. Por esta razón parecen extrañas y sin control.

6. Integración

La persona va a acercar lentamente las dos manos, hasta que las dos polaridades se fusionan, y vas observando en qué se han transformado las dos partes.

Ahora va acercando sus dos manos a su pecho, hasta integrar en su cuerpo esta nueva realidad, consciente de la transformación de cada una de sus células y dejándose invadir por la nueva energía que le embarga.