Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Cambiar el pasado

Para transformar el recuerdo de una situación que te duele. Que la situación sea muy reciente o muy antigua, es lo mismo.

Tienes esta situación delante de ti. La imaginas, o la sientes o piensas que está delante de ti.

Imaginas o piensas que la estás viendo en una pantalla y que poco a poco le vas quitando la luz y los colores. Los colores se van haciendo cada vez más grises.

Los sonidos se han apagado.

La pantalla se aleja.

La pantalla se aleja más todavía, hasta que la escena sea prácticamente imposible de ver. Llega un momento en que ya no sientes emoción.

Colocas un marco a este cuadro. Date cuenta de qué color, qué material y qué forma tiene este marco.

Ahora colocas este cuadro a tu izquierda. A la distancia que sea más cómoda para ti.

Le dices:

Así fue.

Gracias por lo que me enseñaste y lo que crecí gracias a ti.

Es posible que el color del cuadro cambie.

Me despido.

Hoy es distinto de ayer.

Hoy puedo y decido que puedo.

Ahora miras hacia delante, sintiendo en tu cuerpo el cambio y con toda tu determinación, avanzas varios pasos hacia tu nuevo futuro. Disfrutas de lo que vas sintiendo.
Puedes volver a dar estos pasos, dos o tres veces más, hasta que te sientas en lo mejor de ti mismo.

El pasado, una vez agradecido y despedido, haya pasado lo que haya pasado, se transforma siempre en el fertilizante del presente.